Ángel y el viaje a su Primera Comunión

31 de octubre, 2018 - Comunión - Comentar -

Es cierto que para vivir la vida plenamente se requiere de una buena dosis de aventura y Ángel es el típico niño que quiere subir a lo alto de cada árbol, observar con sus prismáticos lo que hay a lo lejos, buscar refugio al caer la tarde, en definitiva hacer sus sueños realidad. Ese espíritu aventurero es el que le ha llevado a alcanzar su primera comunión. Por todo ello damos nuestra enhorabuena y felicitamos a todos los niños que, como Ángel, se apasionan con el viaje de la vida.  

Deja un comentario

Alba & Paula

17 de octubre, 2018 - Comunión - Comentar -

  Os presentamos a Paula y Alba, dos hermanas de veintidós meses de diferencia de edad, que hicieron juntas su primera comunión y de las cuales os vamos a contar algunas anécdotas muy curiosas.

  Su mamá para el día de la primera comunión quería vestirlas a las dos iguales y Alba, la mayor, estaba de acuerdo pero Paula dijo que de eso nada.. Que ella tenia derecho al igual que la mami elegió el vestido de boda a su gusto ella eligiría el suyo y mucho menos llevar el mismo q su hermana, jeje! Es más! Hasta que no eligió Alba el suyo Paula no permitió ni mirar, eso es personalidad y carácter. Vaya que sí! Guiño

  No es de extrañar que Alba cuando era pequeñita quería un perrito o una hermanita...y después de algunos años de nacer su hermana les dijo a sus papis que dónde estaba el ticket para devolverla, que había cambiado de opinion y quería un perrito:) Menos mal que en el fondo se adoran y cuidan una de la otra, van juntitas a todos lados y tienen un corazón muy grande.Risa

  Prueba de ello es lo que hicieron un día con su abuelito, el cual tenía parkinson y demencia y ellas preguntaron porque él estaba así. Su mamá les explicó que, él tenía bombillitas en la cabeza que se le irían apagando poco a poco y que cuando hacía algo raro era porque una de esas bombillas que le quedaban se había apagado. Cuando un día su abuelo se puso muy mal, ellas fueron rápidamente a abrir sus huchas, y su madre les preguntó para qué hacían eso y ellas dijeron que iban a ir al chino a comprarle bombillas que ya casi no le quedaban.

  Preciosas por fuera; y bellas por dentro. Un fuerte abrazo a sus papis por estos dos entrañables regalos que Dios les dió. 

Deja un comentario